BRASIL, AÑO 2002: CONSTRUCCIÓN SEDE «ÁGUA DOCE»

RÍO DE JANEIRO, BRASIL

PROGRAMA DE ALFABETIZACIÓN MUJER

MUJER

Colaborador: Água Doce

 

Água Doce. Es una organización fundada recientemente por Waldemar Boff, anterior director y fundador del SEOP. Después de 10 años en la antigua organización, constató que únicamente con política no se podía luchar contra la injusticia global. Así pues, esta estructura nace para expandir la conciencia humana a otro nivel, con el fin de despertar pedagógicamente una conciencia superior. 


La organización quiere recuperar y preservar la comunidad de toda la vida, empezando por fuentes de agua, los ríos, etc. Para iniciar su labor social compraron un terreno de 1.500 m2 para construir una Casa Sociocultural, que alberga una guardería para niños amenazados por el hambre. Su área de trabajo englobará el trabajo con 400 familias del valle de Suruí. Mediante la sensibilización, información y concienciación, pretenden conseguir que las generaciones venideras de esta zona tengan otro modelo de vida económicamente viable, socialmente justo y ambientalmente sostenible.

La alimentación se trabaja mediante oficinas de nutrición y salud, huertas domiciliarias, una agricultura familiar sostenible, y también por medio del rescate de las hierbas medicinales y de la búsqueda de la propia autonomía. A Água doce le encantaría que Suruí y Bahía de Guanabra pudieran servir de inspiración a otras comunidades. Hasta ahora publicaban un periódico mensual para fomentar una nueva visión de futuro.

Brasil es el quinto país más grande del mundo, con una superficie total de 8.547.404 km². Según los datos del año 2000 la población brasileña alcanza los 173.790.810 habitantes, y de ellos el 80% vive en zonas urbanas, entre São Paulo y Rio de Janeiro. La población que vive en estas zonas representa de un 15% a un 20% y la mayoría son familias muy pobres con sueldos tan bajos que sólo pueden comer una vez al día. La mayoría son inmigrantes provenientes del Noroeste o del Estado de Minas Gerais. Las responsables de las familias suelen ser mujeres que tienen entre 3 y 4 hijos y ante la falta de medios, la imposibilidad de acceso a la vivienda digna, a la asistencia sanitaria y a la formación, se produce la llamada feminización de la pobreza.

Las últimas estadísticas hablan de que las mujeres representan el 35% del total de la mano de obra brasileña activa. Según sondeos nacionales, 8 regiones metropolitanas de Río de Janeiro han reducido el número de pobres. Del total de la población, el número de desposeídos disminuyó de 3,98 millones a 2,15 millones, pero aún así hay muchos niños abandonados en la calle, que malviven como pueden bajo la lacra de la explotación sexual o la mendicidad. En las favelas malviven los más pobres, hacinados entre la miseria y la violencia callejera a la que se ven sometidos con la policía corrupta del país.

Una de estas 8 zonas metropolitanas es la que se forma a lo largo del río Suruí. Este río, afluente del Rio de Ouro, nace en lo alto de Petrópilis, pasa por la Vila Inhomirim, y desemboca en Suruí, villa bañada por las aguas de la Bahía de Guanabra. A lo largo de su curso viven más de 1.000 familias sin techo que ocupan la zona de forma desordenada. Estas aguas recogen residuos de todo tipo, abonos e insecticidas químicos.

En sus orillas viven más de mil familias en situación de extrema pobreza y muchas cultivan huertos o viven de la pesca de cangrejos, por lo que su salud se ve seriamente comprometida. Por consiguiente, ven seriamente amenazado su futuro. Es en este enclave donde Água Doce desarrolla su labor. FH escoge esta zona para recuperar y preservar la vida con programas de protección sobre los niños, las mujeres, la tierra y los ríos.

La Fundación brinda su apoyo a la organización desde su inicio, colaborando en la construcción de la sede de Água Doce en Suruí (2002) y en la de la sede del proyecto medioambiental Guardián del Suruí, en Petrópolis (2004), así como en el sostenimiento de la organización y sus programas medioambientales (anualmente entre los años 2006 y 2010). Entre los proyectos en los que se colabora destacan también la construcción de un almacén para la recogida de basura y compostaje, y el vallado y cercado de los huertos y el gallinero del Programa de Educación Medioambiental Guardián del Suruí, en Magé (2012) y finalmente, la contribución al mantenimiento del Centro Comunitario Romano Canavese y la Guardería, situados en la comunidad Alto Independencia del municipio de Petrópolis.

  • 2012- Vallado y cercado de los huertos y el gallinero del programa de educación medioambiental Guardián del Suruí, Magé.

  • 2010- Sostenimiento de diversos programas medioambientales en el Río Suruí, proyecto que se realiza anualmente desde 2006.

  • 2004- Construcción de la sede del proyecto medioambiental Guardián del Suruí en Petrópolis.
    – Contribución al mantenimiento del centro comunitario y la guardería Romano Canavese, en Petrópolis.

  • 2002- Construcción de la sede de Água Doce en Suruí, Brasil.
    El proyecto consiste en la construcción de la sede de Água Doce. La obra comprende la casa de un guardián y una casa administrativa (Casa Sociocultural) con dos cuartos para huéspedes, una oficina y un espacio más amplio para reuniones, cursos y actividades culturales. 

Desarrollo del proyecto

– Las obras de infraestructura se iniciaron en abril. Se llevó a cabo una limpieza inicial del terreno y la construcción de una cerca con postes y alambre. Cavaron un pozo de 15 metros de profundidad, pero al ser una región pantanosa no consiguieron encontrar agua potable. El agua que hallaron la utilizan para los trabajos de construcción y para regar las plantas.

– Han construido un depósito semienterrado para el agua con una capacidad de 12.000 litros. Sobre él han edificado una caseta para almacenar los materiales y albergar una bomba que suministrará el agua a las dos casas.

– Prepararon el terreno e iniciaron la construcción de los cimientos de las dos casas (la sede y la casa del casero).

– La sede dispone de agua potable y de la instalación eléctrica definitiva.

– Debido al reciente aumento de tasas de cambio y por lo tanto del aumento de los precios de los materiales de construcción, adelantaron la planificación y compraron las maderas y los ladrillos, incluidos en la segunda etapa de la construcción. Las maderas proceden de los rieles de la línea de tren que pasa por detrás del terreno. Tienen todo preparado para empezar los trabajos de albañilería, y la huerta la tienen prácticamente acabada.

– Febrero de 2003: decidieron acelerar la construcción de la casa del casero, terminada con éxito, para poder ubicar su oficina provisional lo más rápido posible y así ahorrarse el alquiler.

– Junio de 2003: se terminan los tejados, el emboce de las paredes y toda la instalación eléctrica e hidráulica y también se cubre el suelo, los baños y las cocinas. Más tarde se instalan las puertas para después pintar y colocar los cristales. FH constata que están muy contentos con el resultado.

La organización inicia un proceso de presión junto con los moradores locales reivindicando el abastecimiento de agua como derecho de todas las comunidades y no sólo de Água Doce.

– Septiembre de 2003: para inaugurar la sede, realizan una pequeña fiesta para los operarios y sus familias, así como para la gente de Suruí.

– La construcción de la sede se finaliza con éxito en tres etapas y se deja la mitad del terreno vacío para futuros usos comunitarios. 


¡Comparte!

Share on twitter
Share on facebook
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram
2002016_BRASIL_aguadoce_sede_const_003

BRASIL, AÑO 2002: CONSTRUCCIÓN SEDE «ÁGUA DOCE»

Si quieres compartir tu propuesta o colaborar con nosotros.