ECUADOR, AÑO 2004: ADQUISICIÓN DE MEDICINAS PARA LOS DISPENSARIOS DE «LA CORPORACIÓN COMPARTIR»

GUAYAQUIL, ECUADOR

OBTENCIÓN DE MEDICINAS

SALUD

COLABORADOR: VIVIENDAS DEL HOGAR DE CRISTO

 Viviendas del Hogar de Cristo.(VVHC) Es una obra de la Archidiócesis dirigida por la Compañía de Jesús. Se creó en 1971 a instancias del creador de SELAVIP (Servicio Latinoamericano y Asiático de Vivienda Popular). El Hno. Roberto Costa se ha encargado de llevarla desde 1981. Su prioridad es detectar los problemas de salud y malnutrición de las familias, en especial de los niños. La central está en Guayaquil y tiene varias filiales más: en Esmeraldas (con fábrica), Manabí, Sta. Elena (1999) y Babahoyo (1999). La Orden tiene como objetivo proporcionar una sencilla vivienda de madera y caña a las familias sintecho de la Costa ecuatoriana.

VHC parte del criterio de que la vivienda es el centro de la consolidación de la familia y la afirmación de identidad. Al concederles una, su sentimiento de dignidad aumenta y luchan por mantenerla. De ahí, la importancia que VHC da al hecho de que las personas paguen la vivienda, porque consideran que es una forma de devolverles la responsabilidad y la dignidad y convertirles en autores de su propio desarrollo. Normalmente entregan dos tipos de vivienda: la sencilla (3.30 x6.40= 21.12 m2) y la mediana (4.00×6.40=25.60 m2): A las familias de 3 miembros, se les suele dar la casa pequeña. A la familia de 4 o más miembros, la mediana. Utilizan madera semidura (mangle), caña y bambú. A los compradores se les recomienda que traten la caña con Diesel o aceite quemado para que dure más. Si la tratan, dura entre 7-10 años, si no la tratan y no la cuidan, unos 4 años. Las condiciones para solicitar una casa son: ser mujer con hijos a tu cargo, y poder demostrar que eres la titular del terreno donde se va a construir el hogar, para evitar ser desalojada. El perfil de las solicitantes es el siguiente: la mayoría son mujeres abandonadas por sus compañeros (37%), con 3-4 hijos menores de edad a su cargo y con recursos económicos muy limitados. La mayoría trabajan como lavanderas, cocineras o domésticas ocasionales o vendiendo en las calles. Algunas reciben el bono social (150.000 sucres mensuales) de ayuda gubernamental pero la asignación de esta ayuda es muy arbitraria o viven en barrios populares urbanos, en los suburbios.

La fábrica y administración de VHC se encuentra en un terreno de unos 15.000 m2 junto al río. Las casas que fabrican y que venden a precio de coste son de madera y caña, materiales autóctonos, y copiadas de los habitantes de la zona. El área de trabajo de VHC es el perímetro urbano-marginal de la ciudad, las zonas suburbiales, pero no trabaja normalmente con proyectos concentrados, sino que cada persona individualmente solicita su vivienda. Trabajan en diversos sectores de Guayaquil, en total en 1.200 cooperativas. Sólo intervienen en las invasiones cuando éstas ya están consolidadas (ver documento adjunto sobre el problema Invasiones). Es decir, cuando ya no hay riesgo de desalojo porque nadie ha reclamado la propiedad y ya está en vías de legalización por parte de la municipalidad. Hace 2-3 años que comenzaron a trabajar también en provincias.

Con la adquisición de medicamentos se intenta atajar dos de los principales problemas a los que se enfrentan: la desnutrición infantil y la tuberculosis. Los casos de desnutrición infantil están aumentando considerablemente debido a la crisis económica que ha golpeado de forma contundente a los más pobres, y sobre todo por el aumento acelerado del desempleo. Todo ello, ha provocado una reducción en los ingresos familiares, que impide a los padres y madres cubrir la alimentación básica de sus hijos. Las casas son inaccesibles para los bolsillos de los más pobres, pues el ingreso familiar se ha reducido a US$40 y el costo de la canasta de la pobreza es de US$150 mensuales. Otra de las secuelas de la pobreza, producto de la desnutrición, es el desarrollo de la tuberculosis, una enfermedad que por su alto grado de contagio está proliferando de manera alarmante dentro de la población infantil. La crisis económica ha colocado el poder de compra de los ecuatorianos por los suelos y el precio de las medicinas por las nubes. Curarse resulta un lujo. Desde el año 1999, los precios de los productos de mayor demanda han tenido incrementos del 20, 50 y 100%, y en ciertos casos mucho más. Por esa razón, la mayoría de la población no puede comprar los medicamentos o la dosis que receta el médico.

En el año 2000, FH contribuye al Fondo Rotario para aumentar la producción de viviendas de 20 a 50 unidades diarias. Además, entre 1999 y 2004 se apoyan casi una decena de proyectos de salud, educación y promoción social de Viviendas del Hogar de Cristo, como el otorgamiento de becas escolares para 642 niños de las comunidades educativas de sectores urbanos marginales de Guayaquil (2001, 2000 y 1999). Asimismo, se envían un total de 853,96 kg de medicinas (2004, 2001, 2000 y 1999) destinadas a los dispensarios de la Corporación Compartir.

  • 2004- Obtención y envío de 449,01 kg de medicinas para los dispensarios de la Corporación Compartir, que se suma a los 405 kg anteriores (en 2001, 2000 y 1999). En total, 853,96 kg de medicinas.
  • 2001- Otorgamiento de becas escolares para 642 niños de las comunidades educativas de sectores urbanos marginales de Guayaquil; proyecto que se ha ido realizando desde 1999.
    – Obtención de medicinas para los dispensarios de la Corporación Compartir. Viviendas del Hogar de Cristo. Guayaquil, Ecuador.
  • 2000- Aportación al Fondo Rotatorio para la construcción de viviendas de bambú y caña para las comunidades desfavorecidas de Guayaquil.
    – Donación de medicamentos de Action Medeor.
  • 1999- Aportación al fondo rotatorio para la construcción de viviendas.
    –  Adquisición de medicinas.
    – Becas escolares para niños de la «Comunidad Hogar de Nazaret».

Desarrollo del proyecto

– Se están empezando a cumplir objetivos específicos como por ejemplo: proveer de servicio integral de salud a 6.000 personas, disminuir la morbilidad y mortalidad, ofrecer medicinas a bajo coste, impulsar controles periódicos de niños y mujeres en los dispensarios, promover la inmunización para los niños y mujeres embarazadas, además de concienciar a las mujeres sexualmente activas para que realicen al menos una vez al año el “Papanicolau” para el diagnóstico de cáncer. Se pretende capacitar a las mujeres que quieran formar parte del «Voluntariado en Salud», con el fin de que proporcionen información y educación a los grupos solidarios.

– Se crean acuerdos con laboratorios clínicos y equipos de rayos X para poder llevar a los pacientes a costes muy bajos. Cabe destacar que se han realizado operaciones quirúrgicas.

Los beneficios de la labor de la Corporación Compartir van dirigidos a aquellas familias cuyas condiciones de extrema pobreza han sido confirmadas por las trabajadoras sociales de Viviendas del Hogar de Cristo. De momento, se ha ofrecido atención médica y tratamiento para la recuperación de unos 250 niños que sufrían desnutrición. Por otra parte, se ha llevado a cabo análisis, evaluaciones y tratamientos de unos 300 enfermos de distinta índole: tuberculosis, hernias, úlceras, asma, afecciones cardiacas, cáncer etc.

– En el área de salud se han desarrollado programas de salud curativa y preventiva. Se les ha entregado a los pacientes un carnet con el que se fija un descuento de entre un 20 y un 50% para la atención médica, medicinas y revisiones. El consultorio médico atiende a 30 casos por día en las áreas de medicina general, ginecología y pediatría, recibiendo medicinas a bajo coste. A través de formularios se lleva el control y seguimiento del estado de salud de los niños, las mujeres en edad fértil y el saneamiento ambiental y de las viviendas. Además, se han establecido 6 estrategias para que el Proyecto de Salud se mantenga dinámico.

– En el área de nutrición concentran sus esfuerzos tratando de brindar alimentación rica en nutrientes, acción lograda a través de un convenio entre el Ministerio de Bienestar Social y el Departamento Social del hospital. Así pues, el comedor popular de éste, provee diariamente 100 desayunos.

– A través de visitas domiciliarias las voluntarias en salud, ofrecen información clara y detallada de todas las acciones que se van a ejecutar en beneficio de la salud (salud escolar, Programas de Ayuda Nutricional, controles periódicos maternos y infantiles, etc.) Además, se enseñan los principios básicos de la salud observando así, todos los aspectos reales que presenta una familia relacionada con la salud, vivienda y medio ambiente.

– En este sector norte marginal existen aproximadamente 1.3847 familias, 6.2310 miembros de familia, 1.884 madres lactantes, 667 mujeres embarazadas, 13.599 niños/menores de 6 años, 13.324 niñas/niños de 6 a 12 años y finalmente, 1.589 personas de tercera edad.

¡Comparte!

Share on twitter
Share on facebook
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on telegram
2004011_ECUADOR_vvhc_medicinas_005-1

ECUADOR, AÑO 2004: ADQUISICIÓN DE MEDICINAS PARA LOS DISPENSARIOS DE «LA CORPORACIÓN COMPARTIR»

Si quieres compartir tu propuesta o colaborar con nosotros.